Comunicado de prensa 6.09.2017

Desde la Plataforma Asturiana Religión en la Escuela queremos denunciar el acoso y derribo al que se está sometiendo la asignatura y su profesorado.

Con la implantación de la LOMCE, en contra de lo que comúnmente se cree (que es una ley que favorece la asignatura de la religión en la escuela), la carga lectiva de la asignatura de religión se ha reducido hasta en un 50% en Bachillerato, un 33% en Primaria y un 20% en Secundaria. Esto supuso que en el año 2015, la Consejería de educación asturiana despidiera a 22 profesores, y redujera la jornada a otros 43, algunos de ellos, con décadas de experiencia en la docencia.

Pero, lamentablemente, los atropellos a la asignatura de religión y a su profesorado siguen continuando. En el inicio de este nuevo curso escolar, 23 profesores (20 de primaria, 3 de secundaria) han visto reducida su jornada. Además, no satisfecha con esto, la Consejería de Educación asturiana envió a los centros educativos una circular con las instrucciones para el nuevo curso escolar 2017-18, en la que introdujo cambios cualitativos para el profesorado de Religión Católica gravemente perjudiciales para sus derechos. En esta circular, publicada en el Portal de Internet el 18 de julio 2017 de EDUCASTUR, (Pág.11 de la CIR), prohíbe completar el horario lectivo, con otras horas que no sean de religión (tutorías, responsable de extraescolares,…), vulnerando lo que la LOMCE regula en lasDisposiciones 2ª (Enseñanza de la religión) Art. II (“la asignatura se incluirá en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales”) y el Art. III (“los profesores formarán parte, a todos los efectos, del Claustro de Profesores de los respectivos Centros”). De este modo, lo que hace la Consejería, es discriminar a una asignatura y a un colectivo que intentan servir a la sociedad y ganarse el pan de una manera digna.

Son ya numerosas las sentencias judiciales que cuestionan el trato marginal impuesto a la asignatura de Religión y el duro ajuste laboral aplicado a sus profesores por parte del gobierno asturiano. No se han hecho bien las cosas y sólo se han generado nuevos problemas y tensiones que nuestra escuela no necesita. Es triste que tengan que ser los tribunales los que restituyan los derechos de una asignatura y un colectivo de trabajadores, que una administración “Socialista Obrera”, les niega continuamente.

La asignatura y el profesorado de Religión se encuentran hoy en Asturias más indefensos que nunca, ante una Consejería de Educación que destaca por crear problemas donde no los hay, y dando un trato marginal a esta asignatura y este colectivo de profesores, que, en absoluto, se permitiría con cualquier otro.

Además, queremos tener muy presentes a los profesores de Religión que han visto reducida su jornada laboral. Por todo ello, demandamos de estaConsejería, una respuesta urgente, con una mínima sensibilidad social.

   

   

No estamos sólos  


   

   

   
© ALLROUNDER